Cogiendo fuerzas para el día 21

Publicado: noviembre 9, 2011 en Uncategorized

‘La campaña comienza el día 21’ iba a titular este post, pero me he abstenido para no contribuir a la desmovilización que tanto están combatiendo estos días muchos amigos y yo mismo. Aún así mantego que la verdadera batalla, la de nuestros derechos y las generaciones futuras comienza tras las elecciones. Una pugna contra los enemigos de clase, nacionales y trasnacionales, que dependerá, eso sí, de los recursos institucionales, mediáticos y económicos que se recaben el 20-N. De ahí la importancia de estas elecciones, de cuyo resultado principal solo falta que lo publique el BOE.

El PP ganará las elecciones, y lo hará por mayoría absoluta. No hay duda, aunque me gustaría equivocarme. Lo que consentiré es sentirme culpable de la victoria de Rajoy. El mérito es del PSOE y no hay quien se lo discuta. Los socialistas han permitido, tanto desde el Gobierno como en sus mudas agrupaciones, la fuga de votantes centristas por su torpe gestión del ciclo económico, que ciertamente les ha vuelto a castigar. Y han humillado hasta tal punto a la izquierda social que le es imposible ahora apelar al voto útil.

El escrutinio, no obstante, servirá para que la izquierda alternativa de IU-ICV pase de ser minoritaria a relevante, con grupo parlamentario y diputados en diferentes provincias (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga, Asturias y quizás también Murcia, Alicante o Zaragoza) y para comprobar los sufragios que atraen opciones similares que como Equo tienen muy difícil la entrada en el Congreso con su oferta verdirroja de marketing refinado o que como Izquierda Anticapitalista estarán en las urnas como una forma más de movilización contra el sistema.

Menos útil será contabilizar, con el objetivo de calibrar la legitimidad de los comicios, la abstención, influenciada por muy variados factores; el voto nulo, que no diferencia entre quien desconoce el sistema y se equivoca al votar y quien repudia al sistema y vota erróneamente adrede; o el voto en blanco, que es realmente una herramienta al servicio de los partidos mayoritarios al aumentar la barrera electoral legal para que los minoritarios obtengan representación.

En cualquier caso, con más o menos fuerzas, nos tocará a los que sufrimos las desigualdades del capitalismo enfrentar los favores que Rajoy hará, aunque lo haya escondido en su programa, a los poderes económicos. Será una oposición en la calle, legítima porque ningún elector habrá votado los recortes del PP, impúdicamente desaparecidos en su programa electoral.

Votar de reojo

Publicado: octubre 3, 2011 en Uncategorized

La Conferencia Política del PSOE de este fin de semana, en la línea de la precampaña de Rubalcaba, pretende desterrar de los potenciales votantes socialistas el análisis de la acción del Gobierno que ahora concluye para situarles en el debate sobre las propuestas de cara a la próxima legislatura. El objetivo es que el elector no vote mirando al pasado sino al futuro y no castigue al PSOE por lo que ha hecho, sino que confíe en él para combatir al PP. Es la disyuntiva entre lo que en ciencia política se denomina voto retrospectivo y prospectivo.

La idea conlleva que el candidato socialista proponga medidas diferentes o directamente contrarias a las realizadas por el Ejecutivo del que ha sido vicepresidente. O que, tras año y medio de recortes draconianos, suelte un “igual habría que introducir estímulos en la economía”. Sí, Alfredo, igual sí. Aprende de Bélgica.

Pero el plan falla por falta de previsión. Si la campaña socialista iba a basarse en denunciar los recortes sociales de las comunidades del PP y en advertir del peligro del Dóberman, el candidato no debería proceder del Gobierno del tijeretazo a los funcionarios, la congelación de las pensiones, el abaratamiento del despido, el aumento de la edad de jubilación, la limitación constitucional al déficit y el encadenamiento ilimitado de contratos temporales. No basta que pusiera mala cara durante la reforma exprés de la Carta Magna o que haya conseguido una pírrica reintroducción del Impuesto de Patrimonio.

Tal y como está planteada la carrera electoral de Rubalcaba, solo los más redomados expertos en el arte del doblepensar –aquella sutil técnica relatada por Orwell en 1984 que permitía saber que Eurasia siempre había sido la enemiga pese a que ayer se tenía plena convicción de lo mismo respecto de Estasia– podrán ver “la esencia socialdemócrata” de Rubalcaba tras el tufo neoliberal de Zapatero. Quien le puso como candidato a dedo, que no se nos olvide.

De hecho, aunque los electores renuncien a valorar el pasado, no podrán proyectar su confianza de cara al futuro en un partido que carece de credibilidad para comprometerse con un programa político y que no ha roto con el yugo de los mercados. Lo único que puede garantizar Rubalcaba es a ser buen socialdemócrata en la oposición y no parece que eso sea suficiente para que los once millones de votantes que encumbraron a Zapatero se coloquen el velo de ignorancia. El ‘no nos falles’ tenía implícita una advertencia de castigo. El que sufrieron los socialistas el 22M y se reeditará el 20N.

Los minoritarios, antídoto frente al PP

Publicado: septiembre 15, 2011 en Uncategorized

Entre las pocas alegrías que nos puede deparar el 20-N se encuentra el previsible crecimiento de los partidos minoritarios. Un aumento en votos y porcentaje de apoyo ciudadano y, pese a la ley electoral, también en escaños. Al menos como para evitar que el combo PPSOE vuelva a modificar la Constitución sin dejar que se convoque un referéndum.

E incluso, a mi juicio, el hartazgo ciudadano hacia el bipartidismo, la proclama ‘indignado’ #nolesvotes y las últimas medidas impopulares acordadas entre socialistas y populares lleva a que sean los minoritarios y nacionalistas quienes tengan la única posibilidad de impedir la hegemonía de los de la gaviota.

La victoria de Rajoy y la debacle socialista son inevitables, por mucho empeño en marketing y concesiones electoralistas derroche Rubalcaba, pero no así la mayoría absoluta del PP. Prueba de ello son los generosos pactos electorales a los que han llegado los populares con UPN en Navarra y el PAR en Aragón. En Génova saben que las cuentas pueden no salir tan holgadas como predicen las encuestas.

En el vaticinio siguiente se puede apreciar que un resultado notable de los minoritarios dejaría por debajo de la mayoría al PP, pese al batacazo socialista. Incluso pudiera ser aún mejor (sin que Cascos tuviera la llave) si IU sigue progresando en intención de voto; Equo logra rebasar el 3% en Madrid y sus aliados catalanistas dan la sorpresa en Baleares, Valencia o Alicante; UPyD consigue expandirse más allá de la capital del Reino; y el pacto entre Coalición Canaria y Nueva Canarias, así como el de la Chunta Aragonesista e IU (aún en el aire) resultan especialmente exitosos.

Huelga decir que la falta de una amplia alianza entre la izquierda alternativa (IU, Espacio Plural, Equo, movimiento 15M…) allana el camino al PP.

España, siempre a contracorriente

Publicado: septiembre 7, 2011 en Uncategorized

Cuando Mariano Rajoy gane el trámite electoral del 20-N la marea azul centroderecha se habrá extendido por toda la Unión Europea, con la salvedad de Grecia –donde los socialistas se están comiendo la quiebra encubierta por los conservadores pero donde quien realmente gobierna es la troika de inversores internacionales– y la anécdota de Chipre, con presidente comunista pero en cuyas últimas elecciones legislativas se impuso también el liberalismo.

No es extraño, pues la ideología oficial de la UE, que no es en absoluto una entidad neutral, es la liberal. Y los partidos que optan a los gobiernos de los estados miembros la asumen a rajatabla, bien jueguen en el centroizquierda o en el centroderecha de la contienda electoral.

Atendiendo a esta divisoria geopolítica, más teatral que real en los asuntos económicos, como hemos comprobado estos días con la reforma constitucional, España va camino de repetir su histórica posición a contracorriente de los ciclos políticos europeos. Si las encuestas se cumplen, Rajoy ganará en noviembre pero pronto cohabitará con líderes europeos socialdemócratas en Francia, en Alemania y posiblemente también en Italia.

La situación no es nueva, ya la ha vivido Zapatero durante gran parte de su mandato rodeado de primeros ministros conservadores en los grandes países de la Unión. Y también Aznar, que fue coétaneo en el poder con su amigo laborista Tony Blair y el socialdemócrata Schröeder. Así como, durante algunos periodos de su mandato, con el socialista Jospin en el gobierno francés y las coaliciones de centroizquierda en Italia.

Iremos a contracorriente, pero es indudable que nadaremos hacia nos diga el ‘mercado’. Hasta ahogarnos.

Periódicos viejos

Publicado: agosto 23, 2011 en Uncategorized

Para un apasionado de la prensa no hay como leer un buen periódico viejo. En mis manos ha caído un ‘País’ de 1992 y una ‘Verdad’ de 1988. Los disecciono a continuación.

Empezando por ‘El País’, lo primero que llama la atención es uno de los titulares de portada que hace referencia a “tensiones monetarias”, tan frecuentes aún hoy. Así como su principal llamada, que advierte de una incipiente crisis económica.

En páginas interiores, descubro que los jemeres rojos aún estaban activos en los noventa; que los viajes en autobús de los candidatos presidenciales en EE.UU. ya estaban de moda; y que en 1992 en Venezuela hubo más golpes de estado que el que lideró Chávez.

En la revista de prensa, el diario de Prisa destaca un artículo del The New York Times pidiendo ayuda para Somalia, que ya estaba hundida en el caos y la hambruna de la que no se ha librado desde entonces. En Opinión, Maurice Duverger (un clásico de la ciencia política) pide reformas electorales para ¡reducir la proporcionalidad! para tener gobiernos fuertes.

Pero el más relevante de los temas que encuentro en este ajado periódico es el proyecto de Plan Hidrológ

ico que Borrell intentaba sacar adelante (con oposición dentro de su propio partido). Hasta diez nuevos trasvases preveía, entre ellos uno del Ebro al Segura, pero también uno del Segura al Júcar.

Aunque hay muchas más cosas con chicha. Normal, son sesenta páginas de periódico más 32 de un especial por el centenario de Franco, con firmas de los mejores historiadores. Eran otros tiempos para el negocio periodístico gracias a la gran cantidad de publicidad.

Anuncios entre los que destaca Cindy Crawford en la portada del Interviú; el estreno de ‘Sólo en casa 2’; y los anuncios de nuevas tecnologías de entonces. Entre las que destaca el primer I-Pad.

Hasta la parrilla televisiva la he devorado con gusto. Resulta que Hilario Pino era por entonces moderador de tertulias en TeleMadrid y que ‘Hola Raffaela’ lo petaba en TVE1. En las jóvenes privadas, Pedro Ruiz tenía programa en Antena 3 y Belén Rueda presentaba ‘La Ruleta de la Fortuna’.  En Telecinco, Jesús Vázquez y Laura Valenzuela ya pululaban por los platós.

Aún más tocha es la edición dominical de ‘La Verdad’ de 1988. En cuya portada se reclama una autovía hacia Alicante y se presume de que Murcia estaba entre las regiones con menos paro. Igual que antes de llegar la actual crisis.

En el capítulo político, el incombustible Fuentes Zorita, por entonces consejero de Obras Públicas, se cargaba al alcalde de Los Alcázares -de apellido Menárguez como el último candidato socialista a la alcaldía de la localidad- asegurando que “no recibí al alcalde porque vino en calidad de promotor, no de alcalde”.

En La Manga, un edificio a medio construir se queda sin licencia. Seguramente sea el esqueleto que aún perdura. Entre la publicidad, destaca una de Mercadona, que se ve que ya existía en 1988 y tenía ‘supermercados de confianza’ en la Región como para pagar varías publicidades a toda página. Su parrilla televisiva es más sosa. Sólo hay ‘1ª cadena’ y ‘2ª cadena’.

Y en las páginas de nacional, caras ilustres como la de Miguel Boyer y Antonio Gutiérrez. Aunque es mejor aún un recorte de 1994, también de ‘La Verdad’, en el que aparecen Rubalcaba y Rajoy en la misma crónica. El futuro que nos espera es más pasado que nunca.


El adelanto desde la izquierda

Publicado: julio 30, 2011 en Uncategorized

Otra vez hay elecciones
y tendremos que aguantar
la propaganda electoral
buaaaaaaaaggggg

Más o menos así se desgañitaba con repugnancia Manolo Kabezabolo en uno de los temas que lo encumbraron como referente punk. Lo cierto es que las elecciones anticipadas llegan o muy tarde o muy temprano para la izquierda alternativa. Tarde porque la tala del Estado del bienestar ya ha comenzado sin haber sido refrendada por los ciudadanos y pronto porque no dará tiempo a articular un frente electoral contra las fuerzas capitalistas que, aunque lo escondan en campaña, tienen más recortes en stock por si los mercados los exigen.

De ahí, que haya sido Cayo Lara el único líder político que ha criticado el anticipo electoral. No es por comodidad con el actual regimen, o si no que se lo pregunten a los movimientos demócraticos que piden retrasos en las convocatorias electorales de Túnez y Egipto. Rearmar una alternativa es complicado e Izquierda Unida llega sin los deberes hechos. Con su refundación incompleta, abandonada por sus socios tradicionales y potenciales y sin haber logrado integrar a la masa revolucionaria del 15-M.

IU, a la que el último CIS deja estancada en torno al 5% de intención de voto, superará sin duda los horripilantes resultados de 2008 pero tendrá que competir (en escaños, que no en votos) con el bloque ecologista-regionalista que conformarán Equo y las formaciones de Espacio Plural (Iniciativa en Catalunya, Compromís en Valencia y la Chunta en Aragón, básicamente) por la primacía dentro de la izquierda alternativa. E incluso contra UPyD por el puesto de tercer partido nacional. Objetivos para los que le interesaría romper la coalición entre ICV y EUiA en Cataluña.

En cualquier caso, la esperanza no está en las urnas sino en las calles. En plantear allí la oposición al verdadero enemigo: los mercados, independientemente del partido que tengan a su disposición en La Moncloa.

Buena prueba de ello ha sido Perú, donde ni aún ganando la izquierda podrá librarse del dictado de los mercados. Al recién investido Ollanta Humala le han obligado a mantener la ortodoxia liberal en el Banco Central y en el Ministerio de Economía. Igual que a Lula. Mientras haya bonanza podrá destinar las migajas que le llegan al Estado a reducir la pobreza con gasto social pero ya sabe que tiene prohibido molestar a los poderosos, so pena de golpe de Estado o ‘rescate’ financiero.

fds

Los brutales atentados sufridos en Oslo sólo pueden ser obra de un trastornado, carente de la más mínima humanidad como para matar a sangre fría a adolescentes por su mera adscripción política. No creo que un movimiento político, por muy radical que sea, pueda haber auspiciado esta masacre.

Sin embargo, sí cabe contextualizar esta bárbara actuación extremista en la ola de xenofobia ultraderechista que recorre Europa y que recientemente se constató en las elecciones en Finlandia. Anders Behring Breivik había militado en un partido populista y, aunque no se puede responsabilizar a esta u otra formación de lo ocurrido, sin duda el fanatismo del asesino confeso es en parte producto del discurso de odio hacia los extranjeros y el Islam que la derecha radical utiliza para captar adeptos.

La ola xenófoba también ha llegado a España. Y como todo lo ‘moderno’ que importamos de Europa, ha comenzado instalándose en Cataluña, donde el partido racista PxC estuvo a punto de entrar en el Parlament y en las últimas municipales ha ganado peso e influencia al tiempo que ha ‘contagiado’ a los partidos tradicionales, que  han triunfado con mensajes populistas como el del nuevo alcalde de Badalona (PP) que criminalizó a todo el colectivo inmigrante, el primer edil de Lleida (PSC) que prohibió el burka o el regidor de Vic (CiU) que propuso excluir del padrón a los irregulares.

Es un fenómeno preocupante. Porque evitar que un descerebrado tenga licencia de armas y aprenda a utilizar el fertilizante como explosivo es complicado y quizás sólo se puedan prevenir estos actos salvajes con una mayor tolerancia en el discurso político.